LA TRANSPIRACIÓN DEL PIE ASOCIADA AL CALZADO DE SEGURIDAD

LA-TRANSPIRACION-DEL-PIE-ASOCIADA-AL-CALZADO-DE-SEGURIDAD

Como es bien sabido la transpiración es un proceso natural de los seres humanos para controlar la temperatura elevada y así ayudar al cuerpo a permanecer fresco. Si bien esto pasa en mayor cantidad en las axilas espaldas y pliegues de la piel, también ocurre en los pies. Las primeras partes mencionadas están relativamente expuestas, pero en los pies el uso del calzado evita la disipación del sudor consecuencia de la transpiración. Esto genera algunos problemas que trataremos en este blog.
Clasifiquemos dos tipos de transpiración:

– Transpiración insensible: es cuando la piel pierde pequeñas cantidades de agua a cualquier temperatura. Se da de forma homogénea en todas las superficies cutáneas, incluso cuando no hay presencia de sudor líquido presente en la superficie. Claramente tiene un efecto de enfriamiento debido al calor latente de evaporación del agua. Las tasas típicas de transpiración insensible para el pie van de 1 a 5 mg por cm.
-Transpiración sensible: está relacionada con la temperatura de la piel. A mayor temperatura de la piel mayor será la velocidad a la que se produce la transpiración. Las temperaturas de los pies están controladas por la velocidad del flujo de sangre a los pies y por la evaporación de la transpiración.
La temperatura corporal central tiene una influencia significativa en las temperaturas de las extremidades, manos y pies. Sin embargo, estudios recientes han demostrado que la tasa de actividad que coincide con el aumento de flujo sanguíneo es un contribuyente principal al cambio de temperatura de la piel del pie y a un aumento de la tasa de transpiración sensible en la superficie dorsal del pie.

 

LA-TRANSPIRACION-DEL-PIE-ASOCIADA-AL-CALZADO-DE-SEGURIDAD
Variaciones Típicas de Humedad y Temperatura en el Calzado Industrial.

 

Una vez aclarados estos términos, entrenamos en materia: al diseñar un calzado para uso Industrial se debe tener presente que este debe capturar la transpiración y ayudar a mover la humedad a la superficie exterior de la parte superior del calzado. El forro interno y los materiales de la capellada pueden ayudar en esta ventilación. Debido a que la forma del pie cambia a lo largo del día, la capellada y el forro deben promover la flexibilidad para la máxima comodidad. Y dada la alta humedad relativa del microclima interno del calzado junto al movimiento del pie asociado con las funciones diarias del trabajo, los materiales de revestimiento del calzado deben resistir el pilling, frisado o deterioro superficial y la abrasión a pesar de que están en constante movimiento. Además la fricción que puede resultar en la acumulación de más calor y humedad, favoreciendo la formación de ampollas. Por esto se deben preferir los forros en piel y en tejidos no tejidos TNT con tratamientos antibacterianos que ayuden a la salud general de los pies y la protección contra malos olores. También el uso de capelladas de piel de plena flor o textiles de alta tecnología mejoran la salida de calor residual, al contrario a los materiales de sintético con capa superficial tales como el PVC.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contáctanos

Llámenos, o llene el formulario y nosotros le contactaremos a la brevedad posible.






    × Escríbenos
    Verified by MonsterInsights